CASA DEL LIBRO TÚ LIBRERÍA ONLINE

sábado, 14 de enero de 2012

Taranná de Cristina Antoly

"Érase una vez una jovencita que escribía sin parar, lo hacía en cualquier lugar: libretas, servilletas, trozos de folios.... hasta que un buen día descubrió los blogs, a partir de ese momento todos sus pensamientos tomaron forma, se ordenaron y siguieron un camino que jamás hubiera soñado. Tras un par de años de escritura, nuestra jovencita empezó a envejecer de golpe, veía como aquel camino que había empezado no la llevaba a alcanzar su sueño: ser escritora. Lo intentó, con todas sus fuerzas pero sus manuscritos quedaron en  papel mojado, mojado por sus lágrimas de ver su sueño roto. Con el orgullo herido y sin motivo para vivir, se ató las manos, blindó su corazón y apagó todas las chispas de fuego interior que le insistían en seguir escribiendo. Y así fueron pasando los días, uno tras otro y nuestra jovencita envejecida fue adaptándose a otra manera de vivir e incluso, en algunos momentos, fue feliz.

Pasó un  año hasta que se reencontró con una antigua lectora de su blog quien sorprendida le preguntó:
-¿Por qué ya no escribes? Ella sin dar más importancia al asunto contestó: ya no me apetece, ahora hago otras cosas.
-Pues es una lástima, apuntó la exlectora, he estado durante todo este tiempo imprimiéndome tus escritos y leyéndoselos a mi amiga cada noche, ella no sabe leer y ahora está enferma. Tus palabras han hecho que tenga una visión de la vida más esperanzadora y poco a poco va recuperándose, cada noche me acerco hasta su casa y le leo algún fragmento tuyo y como no actualizas, le releo lo que has escrito una y otra vez.

Nuestra envejecida amiga enmudeció, sus ojos empezaron a hablar por ella, se humedecieron."

4 comentarios:

  1. Nunca hay que perder la esperanza... un profundo y sentido cuento, que nos obliga a reflexionar...

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Nunca hay que perder la esperanza, a veces tenemos la sensación de no avanzar en nuestra meta... pero trás un periodo de reflexión nos damos cuenta que poco a poco lo vamos consiguiendo, todo depende de la constancía y el querer supera todos los ostaculos de la vida... un bello cuento que obliga a pensar... mi enhorabuena Cristina.

      Eliminar
  3. magnifico cuento a seguir!! solo decirte que hasta ahora no te havia leido,pero.......me encanta lo que escribes!!! un beso

    ResponderEliminar