CASA DEL LIBRO TÚ LIBRERÍA ONLINE

viernes, 15 de junio de 2012

Diseño de Gran&Briana

Pulsera Serpiente, flor en Alumínio

Y Dicen... de Sandra Garcia

Y dicen que soy la otra, la que se esconde detrás de unos oscuros ventanales, la caminante que siempre va al mismo lugar , a la hora de siempre. Soy mirada por todos, criticada sin saber lo que soy, espécimen de carencias necesitada de ser amada eso creen. Todos formulan preguntas pero no consultan respuestas. Ellos solo piensan valorar la observación como única respuesta. Mañana vuelvo a la misma rutina, ellos siguen pensando igual que soy la otra sin saberlo, que triste es pensar sin conocer ni preocuparse por saber. Si tengo un ser amado al cruzar la calle alguien que necesita más que amor y más de mi calor, siempre espera cada día mis cuidados de día y de noche. Anhela y ansia mi voz y mi llegada. Cada día oigo los corrillos balbuceantes que intentan herir mi alma, yo les sonrío como cualquier no quiere la cosa yo les digo ¡En vez de juzgar sin preguntar! Encantada yo os diré que no sólo hay amor de novios, sino amor de hermanos.

jueves, 14 de junio de 2012

Necesito amar para entenderte de Sandra García

y comprenderte , ¿qué es la vida? con una razón que eres tú. Llevas todo conmigo como si fuera solo una alma arrastrada a un sentimiento hermoso. Sólo unos pocos pueden entender el juego de unas miradas que traspasan las incertidumbres de senderos llenos de cristales que dificultan el acumulo de las emociones intensas y puras. Siento el embelesamiento del hechizo de aquello que nombran: amor, no es solo un cuerpo al desear, no es solo una mente a que adorar si no un compartir de todo bueno y malo. Exijo al mundo a comprender el más allá del amor, el que nos hace crecer en alma y espíritu ese que tú me intentas dar cada vez que dibujas en mi pecho extasiado de tu perfume encantador

miércoles, 13 de junio de 2012

¡LAS GAMBAS! Humor



Hay madre que espanto,
menudo susto me  he llevado
 al mirarme en el espejo
y comprobar con horror
que en mi cuerpo había florecido
 un enorme sarpullido.

Tenía la cara hinchada
y el cuerpo lleno de manchas
¿Sería el marisco que cené?
Que de gambas me atiborré
y mejillones ni los conté.

¡Hay dios mío!
qué horror
no volveré a probar ni un mejillón
¡Porque las gambas no creo yo!
Como pica, que desazón
tendré que marcharme a ver al doctor
a que me ponga una inyección.

Y sin embargo
no le diré…
que gambas
también cené.

Pendientes... diseño de Gran&Briana