CASA DEL LIBRO TÚ LIBRERÍA ONLINE

lunes, 4 de febrero de 2013

UN JUEGO QUE SE CONVIERTE EN ARTE de CRISTINA ANTLOLYN





Leía yo en una de estas revistas una confesión que más o menos venía a decir así:

"Uno de los juegos a los que me más me gusta jugar es el juego de la seducción. La vida, en si misma debería ser, en todos sus aspectos, pequeños y sutiles matices de este juego. Empezando por la mañana, al levantarse, mirándose uno mismo al espejo, buscando esa pequeña llama en los ojos, agrandándola con ese estado mental que da la seducción, ese en el que no se ven defectos, ese en el que no te aplicas cremas o te pones gel sino que, más bien, acaricias tu piel de una forma tan especial en el que tu mismo te empiezas a enamorar de ti. Luego, eligiendo la ropa que te vas a poner, te mantienes un tiempo desnudo y te deleitas fantaseando entre ropa interior y escogiendo el escote que mejor te sienta. Sin duda, es aquel que tanto tu como los demás puedes admirar y así, colocada esa sonrisa en la cara que se traduce en un "como me gusto, que bien me siento", te diriges a la cocina y dejas que, esta vez, la idea de un buen desayuno te seduzca a ti."

La cosa no acababa aquí, seguía el día contando lo siguiente:

"Dispuestos ya con el atuendo y los complementos necesarios, empiezas tu rutina de Buenos días, al vecino, al frutero, al taquillero del tren, al que dedicas un par de segundos más para magnetizar su mirada con el brillo de la tuya. Sabiendo que te mira cuando te vas, exagerarás el movimiento de tus caderas un poco más y te resistirás a mirar atrás hasta que llegues a las escaleras. Bajarás y pronto encontrarás otra mirada a quien ofrecerle el pasaporte a la fantasía sexual de las nueve de la mañana. Así es el juego y yo hago bien mi personaje."

No voy a daros el nombre de la revista si eso es lo que estáis pensando:

"Una vez en el lugar de trabajo tratas a tus folios como si de pergaminos antiguos se tratase y a tu Pilot lo adoras cual pluma del S.XVIII, seduces también a tus compañeras, ¿por que no? No son ni presas, ni rivales, es un juego elegante que hace de ti alguien extremadamente delicado y seguro a la vez. Juegas con tus ojos, con tu sonrisa, con tu perfume, en definitiva con tus ganas de vivir y eso, lo contagias, te has podido percatar de alguna que otra erección de un destacado miembro de la junta de accionistas, pero tu... sigues manteniendo el deseo. Consumar sería un Game Over y todavía te queda batir el record del marcador."

"Haces caso omiso a los que te llaman calienta pollas porque sabes que en el fondo, la envidia es la que les hace perder el juicio y no es deja reconocer que a ellos les gustaría ser como tu, les gustaría moverte con esa gracia, guiñar el ojo en el momento exacto incluso propinar una caricia en un momento dado. Creen que están trabajando y que por ello no pueden jugar, creen que tienen una familia y que eso sería cometer un error del que se arrepentirían y así a cada año que pasa tu te mantienes con esa piel tersa y en cambio en sus rostros, las arrugas se van transformando en surcos de cultivo. Pobres, piensas, no se enteran de que la vida solo se vive una vez."

Ahora viene lo que todos esperábamos:

"Llega la noche, es jueves, sin embargo, has invitado a tu eterno amigo a cenar, prefieres cocinar tu y prefieres hacerlo en tu territorio. Unas flores frescas en el recibidor, una ensalada con todos los ingredientes perfectamente colocados, parece que los has dejado al azhar, pero no, has mimado cada nuez, cada dadito de queso y los has colocado dignos del mejor restaurante, incluso, has decorado el plato con el denso vinagre de miel. No esperas nada, tan solo, seguir jugando, procurar ese ambiente que te envuelve durante todo el día. Llega él, después de tantos años de conoceros, también ha aprendido a jugar como tu, ahora, a él si que le ves como un rival, porque él, ya se ha convertido también en un maestro. Sabe sonreírte y cogerte de la mano en el momento en el que parece que te escucha sin embargo tu sabes que después viene el beso, por eso callas, le miras, bajas la mirada haciéndole creer que está ganando, pero la partida no se ha terminado, levantas los ojos, los clavas en el, la sonrisa desaparece y sólo son esas hermosas almendras las que hablan por ti. Sólo ellas, que le dicen, aquí estoy, si cierras tu pico me tienes."
El reportaje era más largo, sin embargo, NO HABÍA INSTRUCCIONES DE COMO JUGAR!!!!

(Fragmento de Divaneos)


1 comentario: